reading-297450_1280

Esta semana queremos hablaros de aquellas características que, en nuestra opinión, debéis tener en cuenta a la hora de elegir un despacho de abogados.

Seguramente en alguna ocasión habéis tenido la necesidad de contratar un abogado y, es bastante probable que en esta búsqueda, os hayan asaltado dudas sobre qué profesional es el más adecuado para tratar vuestro asunto o simplemente para resolver vuestras dudas.

A continuación, intentaremos daros algunas pistas para que podáis elegir al profesional que mejor se adapte a vuestras necesidades y así, podáis elegir aquél abogado que os asesorará en decisiones complejas, bien sean profesionales como personales.

1. Para nosotros, una cuestión importantísima a la hora de elegir un abogado, es la Especialidad.

Es fundamental que cuando vayáis a buscar un abogado, busquéis a un profesional especialista en la materia que necesitéis, pues pese a que los abogados tengamos un conocimiento general en diversas materias, no somos especialistas en todas ellas. Pensad que existen una gran variedad de ramas que pueden afectar a particulares y empresas en diferentes ámbitos y sectores de la vida y de la actividad empresarial y, es imposible que los abogados sean especialistas en todos ellos.

Para seleccionar a un profesional por su especialidad, es importante en primer lugar, que detectéis cuál es el asunto que queréis tratar. Atendiendo a esto sabréis si debéis buscar un abogado experto en derecho de empresas, en privacidad y seguridad, en propiedad industrial e intelectual, en reclamación de deudas, en derecho al honor, intimidad y propia imagen, en contratación civil y mercantil, crisis de negocio, en derecho de Internet, en derecho matrimonial, en derecho penal, en derecho laboral…

Elegir un abogado especializado en la rama del Derecho que necesitas, os ofrecerá mayores garantías que otros profesionales especializados en otras ramas del Derecho.

2. Es importante también, que en la búsqueda de un abogado tengáis en cuenta su ubicación.

Es conveniente – aunque no determinante- que, si por ejemplo, vives en Alicante o alrededores, busques un despacho de abogados en Alicante, de manera que el profesional que vaya a atenderte, se encuentre siempre cerca del lugar donde vives. Esta cercanía te facilitará la posibilidad de mantener entrevistas y reuniones con él con mayor frecuencia, según tus necesidades.

Pese a que, como hemos dicho, no es una cuestión determinante –pues el abogado siempre podrá moverse si fuera necesario-, sí es una cuestión que se mueve en favor de la comodidad y de la calidad del servicio. Pues el trato con el cliente puede ser mucho más cercano y familiar.

3. Debes optar por un abogado que te mantenga informado en todo momento sobre la evolución del procedimiento y/o negociación.

En muchas ocasiones los clientes se sienten “olvidados” por sus abogados, quienes no mantienen el contacto y quienes muchas veces olvidan lo estresante que, en algunos casos, puede resultar esperar una noticia tal como un acuerdo entre las partes, una sentencia, etc. ¡Exige a tu abogado ese información constante!

Lo que nos lleva a la necesidad de buscar un abogado que sea sincero y que responda de manera clara a todas tus preguntas.

Una primera reunión en el despacho del abogado, te ayudará a valorar cómo se desenvuelve el profesional ante tus dudas. En esta primera reunión, deberán transmitirte profesionalidad y experiencia.

4. Relacionado con el punto anterior, debéis buscar un abogado que sea fácil de contactar y accesible.

Un abogado que, caso de no poder atender tu llamada en un momento en concreto, responda a tus llamadas y mensajes de correo electrónico, y que atienda cualquier pregunta que desees formular. Al fin y al cabo, estas dudas son parte de su trabajo.

5. Pide referencias sobre el profesional que vayas a visitar.

Es posible que un abogado que sea o haya sido perfecto para una empresa o para un particular, no lo sea para otra. Sin embargo, las recomendaciones de nuestros conocidos suelen ser muy adecuadas para saber qué abogado nos conviene para tratar nuestro asunto.

6. Algo que, en mi opinión, se tiene demasiado en cuenta a la hora de elegir un despacho de abogados es la apariencia del abogado. Sin embargo, no hay que fiarse de las apariencias. Al fin y al cabo, la mayoría de los despachos de abogados, viven o sobreviven, por lo que la forma de vestir o la decoración de un despacho, no deben ser los determinantes para tomar una decisión.

7. Buscad un abogado que sea honrado, que no sea abusivo en sus honorarios y que te presente desde el principio un presupuesto donde se incluyan todos los gastos previstos y donde os informen de la forma de pago Esto te dará confianza y seguridad.

Siempre se pueden presentar imprevistos, pero antes de ellos, el abogado debe informarte de su coste y debe darte siempre la opción de decidir.

8. Otro punto importante a tener en cuenta para seleccionar a un buen abogado y relacionado con la honradez y la profesionalidad, es el de buscar a un abogado que ponga tus intereses por encima de todo y no se mueva por intereses propios. Al fin y al cabo tu satisfacción debe ser su objetivo principal.

9. Debéis tener cuidado con aquellos abogados que “dicen lo que los clientes quieren oír”. Debéis dejaros asesorar por los profesionales a los que acudáis, tomar nota de las promesas que el abogado os realice, y, si os genera dudas o si no lo tenéis claro, es preferible pedir otra opinión.

10. Por último, y no menos importante, debéis buscar a un abogado que tenga capacidad de escuchar vuestros problemas, de comprender vuestra situación, de ponerse en vuestro pellejo y sobre todo, que sea capaz de explicarte el procedimiento de manera sencilla y comprensible.

 

Una manera de complementar todos estos consejos, nos la facilita actualmente Internet. Es decir, siempre podéis buscar referencias sobre ese abogado en Internet, ver si ha publicado artículos, si ha hecho conferencias o ha impartido ponencias o cursos, si dispone de perfil en LinkedIn, FAcebook, Twitter, si existen opiniones de otros clientes sobre sus servicios prestados, etc.

Para terminar, si quisiera comentar que el mundo del Derecho y, particularmente el ejercicio de la abogacía, son muy complejos, y es posible, que alguien de prestigio, tenga un mal caso por el motivo que sea, y es posible que en algún momento, las cosas no salgan lo bien que quisiéramos. Esto no significa que el abogado que hayas seleccionado haya hecho mal su trabajo, pues es posible que, quizás no se tuviera la razón que se pensaba se tenía.

Laia Esteban Guinea – Abogada ICALI 6787

Nota: Imagen obtenida de Pixabay. Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento. CIkerFreeVector Images

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on Twitter